Columna

Somos especialistas dedicados exclusivamente a la patología de la columna vertebral que atendemos a todo grupo etario de pacientes que presenten dolor referido o deformidad en su columna vertebral. Principalmente en la consulta vemos: Patología aguda (como hernias de disco o fracturas), Patologías adquirida, degenerativas y crónicas (como canales estrechos, artrosis y deformidades, especialmente la escoliosis del adulto o el dorso curvo postural) y Patología congénita o idiopática (como alteraciones en planos coronales y sagitales, destacándose principalmente la escoliosis infantil, juvenil o del adolescente).

Nos entrenamos en los centros más prestigiosos tanto del país como del exterior, manteniéndonos actualizados permanentemente. De esta manera, realizamos una gran cantidad de intervenciones quirúrgicas, con los últimos avances de la ciencia, que nos otorgan la confianza de ofrecerle al paciente la solución definitiva a su problema.

Profesionales

Donde comienza el dolor de cuello

El dolor de cuello es un problema común que afecta en gran medida su calidad de vida. Este puede limitar su capacidad para mantenerse en actividad. Puede hacer que deba faltar al trabajo. Son muchas y diferentes las causas que pueden llevar al dolor en el cuello.

Aprendamos algo acerca de la estructura de la columna cervical para entender mejor el dolor de cuello. Su columna cervical está compuesta por siete vértebras cervicales. Entre estas vértebras se hallan discos. Estos sirven de amortiguadores a los huesos y permiten que el cuello se doble y gire.

La columna protege a la médula espinal, la cual corre a través de un espacio llamado canal vertebral. Las ramas de los nervios espinales salen de la columna vertebral a través de espacios que hay a ambos lados de la misma. Ellas bajan hasta los hombros y los brazos.

En muchos casos, el dolor de cuello está relacionado con los músculos. La tensión muscular, los calambres y las distensiones pueden producir malestar. El dolor de cuello puede también tener su causa en la compresión de los nervios espinales. Los discos herniados o los crecimientos óseos producidos por la artrosis pueden ejercer presión contra los nervios. Las fracturas de la columna vertebral pueden reducir la cantidad de espacio que hay alrededor de estos. Es posible que este tipo de dolor no desaparezca, incluso después de semanas.

Los síntomas del dolor de cuello pueden variar según la causa de su dolor y la gravedad de su lesión. Es posible que tenga espasmos musculares. Puede tener dolores de cabeza. Puede tener problemas para doblar y girar el cuello. Estos síntomas pueden empeorar con el movimiento. Los problemas en el cuello pueden causar también dolor en sus hombros. Pueden hacer que sienta hormigueo o debilidad en su brazo y entumecimiento en su brazo o mano.

Algunos tipos de dolor de cuello se tratan con medicamentos y ungüentos de venta libre. Su médico puede recomendarle medicamentos recetados, inyecciones de cortisona o terapia física. Le puede resultar de beneficio usar un collarín cervical. Este estabiliza su cuello. Si esos métodos no son efectivos, es posible que la cirugía le resulte beneficiosa para corregir un problema en su columna cervical.

Traumatología, Deporte Y Medicina Regenerativa